fbpx

MOBILE MENU

¿Somos una sociedad deprimida y sin esperanza en el futuro?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

La esperanza es el arte de escribir el futuro, es lo que nos da fortaleza para poder afrontar los obstáculos que tenemos a lo largo de la vida, cuando emprendemos un nuevo camino, proyecto o cosas.

Sin embargo, muchas veces las personas se quedan varadas porque esa esperanza se fue nublando y convirtiendo en un cielo gris de tantas complicaciones que no permite ver la luz al final del día, todo se llena de incertidumbre, las personas pierden el rumbo y dejan de ver el futuro como antes.

Precisamente esa desesperanza parece estar nublando a un gran porcentaje de la población. Así lo que revela Mhaite.com, a partir de las orientaciones de Salud Mental que ha realizado durante los últimos meses.

Mhaite.com es una plataforma que ofrece orientación en Salud Mental a través de un chatbot de inteligencia artificial; y de acuerdo a su data más reciente, en el último semestre, los usuarios estarían experimentando un aumento sostenido en relación a su desesperanza hacia el futuro.

De hecho, de enero a julio de este año, este tipo de consultas aumentó en un 94,2%. Pasando de apenas 16 personas con esta sensación a un peak de 278 usuarios con dicho sentimiento.

Marcela Díaz, neuropsicóloga y jefa de proyectos de Mhaite.com, explica que “aunque existe una relación entre la desesperanza y el suicidio, en algunas ocasiones, la gente puede no tener esperanza en el futuro sin tener ideación suicida. Sin embargo, sí se asocia a no esperar nada de la vida y llega ese pensamiento de no tener razones para seguir viviendo”.

Asimismo, Mhaite.com detecta un aumento sostenido de personas que manifiestan tener problemas de ánimo. Con un incremento del 93,2% pasando de 32 casos en enero a 412 en el mes de julio.

Los trastornos de ánimo son el primer motivo de consulta por el que se pide orientación en Mhaite.com, seguido por no sentir esperanza en el futuro. Precisamente, si sumamos ambos motivos de consulta, el total supera el 59% de las conversaciones registradas.

Este dato nos ilustra una dramática realidad, ya que estaríamos frente a una sociedad deprimida y desesperanzada, que necesita una mejor salud mental.

La desesperanza

“La desesperanza significa creer que nada bueno pasará más adelante, no importa lo que hagas no va a cambiar nada y todo seguirá igual. Entonces como ya no hay ninguna motivación, no ves cómo salir de dónde estás, o cómo encontrar alguna manera de sentirte mejor, y llega un punto en el que simplemente te rindes y ahí es donde vienen los intentos de suicidio”, explica Marcela Díaz, neuropsicóloga y jefa de proyectos de Mhaite.com.

En el contexto de la conmemoración del Día Mundial por la Prevención del Suicidio y con estos datos como telón de fondo resulta urgente poner especial atención al estado de ánimo y las señales que nuestros seres queridos entregan.

Factores que influyen

El fenómeno de la desesperanza y el suicidio es complejo, por lo que tiende a tener una multicausalidad, el psiquiatra y director de MirAndes de Grupo Cetep, Dr. Jorge Ochoa, explica que “El factor común es el aislamiento, donde tienden a verse solos ante un estresor. Se observa una desesperanza que es muy intensa. Y esa desesperanza está fuertemente asociada al suicidio”.

Además, Marcela Díaz, neuropsicóloga de Grupo Cetep añade que, “Otros factores que influyen son, la falta de acceso a diagnóstico, tratamiento oportuno y que no tengan una buena red de apoyo”.

¿Cómo prevenir la desesperanza?

El Dr. Ochoa, psiquiatra de Grupo Cetep dijo que “es importante hablar de Salud Mental y nuestro bienestar emocional, tenemos que ser capaces de generar canales de comunicación. Esto es tarea de todos, se debe involucrar a toda la comunidad”. 

Además, añade que, “a través del acceso oportuno a tratamiento, es posible lograr la reducción del impacto de la enfermedad en la persona y su entorno, evitando, por consiguiente, llegar al suicidio. Es fundamental para posibilitar el reintegro de la persona a su núcleo familiar y la pronta recuperación de los roles socioafectivos y productivos”. 

En esta misma línea, Marcela agrega que “tanto el tratamiento como la red de apoyo deben ser capaces de hacer ver a la persona que hay razones por las cuales vivir, como los hijos, los padres, los amigos, una mascota, entre otros motivos. Además, se puede prevenir con una detección temprana de síntomas el tratamiento indicado y vinculación con la red de apoyo, mientras se identifique que pasa algo y se pueda intervenir”.

Basado en lo anterior, por eso es tan importante porque la gente solo recurre cuando esta grave y esta plataforma en menos de 10 minutos puede decir lo qué pasa, lo que deberías hacer y de manera gratuita.

Newsletter
Suscríbete y recibe el mejor contenido sobre Salud Mental y Bienestar.